Silicón vs Plástico

A menudo escuchamos que las personas categorizan el silicón como un plástico, la realidad es que el silicón es considerado en la familia del caucho, pero más allá de su clasificación, hoy queremos platicarte los grandes beneficios que tiene el silicón contra el plástico a la hora de hablar sobre sustentabilidad. 
.
Primero que nada, empecemos por hablar un poco del plástico. ¿Qué lo hace tan dañino para nosotros y el medio ambiente? 

  • El plástico viene del petróleo que es altamente dañino para el aire que respiramos, el agua, etc…
  • Se descompone en microplásticos, que son pequeñas partículas de plástico que se quedan entre nosotros por muchísimos años.
  • Estos microplásticos están en el ambiente y son tan pequeños que los peces los pueden confundir con alimento e ingerirlos.
  • Además, del agua pasan a los peces que lo comen, y luego a nosotros que los consumimos a ellos.
  • En el mundo ocho millones de toneladas de plástico al año llegan a los océanos, causando estragos en la vida silvestre, la pesca y el turismo.
  • Cuando se encuentra con temperaturas muy altas libera toxinas que son malas.
  • Los productos químicos y las toxinas fuertes que se encuentran en el plástico pueden provocar enfermedades. Estos productos químicos incluyen: BPA BPS CLORURO DE POLIVINILO Ftalatos….
  • Muchos son de un solo uso y es aquí donde está el mayor problema.
  • No todos los plásticos se reciclan y el plástico que tiramos a la basura puede durar hasta 200 años en descomponerse. 

 

Y ahora el silicón, ¿por qué es la mejor alternativa al plástico? 

  • El silicón no se descompone en microplásticos, es decir una vez desaparecido, no queda nada de él.
  • Resiste temperaturas muy altas sin liberar toxinas, es por eso que el silicón de grado alimenticio puede usarse para cocinar.
  • Proviene de componentes naturales: silicio y oxígeno.
  • En su fin de vida, no libera toxinas, puedes quemarlo y no suelta ningún mal ni para ti ni para el medio ambiente.
  • Si se queda algún producto de silicón tirado, tardaría 10 años en desaparecer, aunque no se reintegra a la naturaleza.  El plástico puede durar hasta 200 años. 
  • El silicón es muy resistente, no se rompe fácilmente y esto hace que su durabilidad sea muy larga.

Teniendo esta información en las manos, está en nosotros eliminar lo más posible el plástico de nuestro día a día, sobretodo los plásticos de un solo uso son los que más daño nos hacen a nosotros y al planeta. Busquemos alternativas y productos amigables con el planeta para que todxs podamos tener un futuro mejor y seamos conscientes de los materiales que usamos, aunque cambiemos por silicón que es una gran mejora, no abusemos de ello.